fbpx

Casa Marmida, en Guspini

Casa marmida InteriorFare lo chef in un “agriturismo”, especialmente en el interior de Cerdeña, No es fácil, Si está trabajando en la cocina tiene los conocimientos y capacidades para proponer una cocina increíble, Texto original en, quien juega los productos de sus tierras y explotarlas de forma creativa. No es fácil porque, Según explicó Andrea Pani, 31 años de edad chef al frente de la Casa Marmida, turistas y clientes han llegado a esperar de la cocina de una casa de los grandes platos de Cerdeña tradicionales que todos conocemos: Ravioles, malloreddus, cerdo, carnes y quesos. Y, para el chef, proponer su personal de cocina se convierte en un sutil juego de equilibrio entre el deseo de crear y la necesidad de satisfacer las necesidades del cliente.

Salmonete
El contraste entre lo que viene en el bote cuando Pani ' ejercicios’ su idea de la creatividad y el diseño del restaurante es evidente: el restaurante está decorado en un estilo rústico, , Sarda 'campesino'. Entonces, en la tabla vienen platos que es imposible no fotografiar. Especialmente si usted estuvo de acuerdo con el chef en la etapa de reserva explica para desear probar le’ cocina en un original y divertido a la medida de camino. Los costos son muy pequeños: 30 euros por un menú de carne (4-5 entradas, la primera vez, un segundo y dulce) y 35 para un menú de mar homóloga. Comenzó mi cena con aperitivos varios. un atún fresco crudo imagen fresca y lisa, con materias primas de excelente calidad, en cuanto a Lisa, de los estanques de Marceddì.
Hamburguesas de cordero
Y hasta mini hamburguesas de ovejas en la fondue de queso y repollo estofado, una buena combinación que juega con las notas vegetales de col que amortiguar la fuerza del cordero.
Octopus
Gran pulpo frito sobre puré de patatas: tierno pulpo, capa de pan crujiente pero sin rastro de grasa.
hígados de cerdo
Finalmente, otro producto sardo tradicional reinterpretado de una manera moderna: el hígado de cerdo, empanado y frito, servido sobre una crema friggitelli (Quizás un poco’ demasiado amargo) y ablandada por la cebolla caramelizada. En esta mezcla de tradicional reelaboración de un clásico, cuán grande, Sopa de mejillones con tomate. Andrea, todo autodidacta, respaldada por algunas clases magistrales en la Accademia di Casa Puddu por Roberto Petza, es un infatigable devorador de libros dedicados a la cocina y sus técnicas y de trabajo en casa de su padre (donde incluso se puede dormir en habitaciones de ocho): la propiedad se encuentra en el Condado 65 camino a las famosas playas de la Costa Verde (Scivu, Ingurtosu, Piscinas, Pistis y Torre dei Corsari), y es sólo a pocos kilómetros del estanque de peces de Marceddì, hogar de almejas, Mejillones y especialmente lisa y, al mismo tiempo, situado a 15 km de Guspini, Centro de Campidano llano famosa por la producción y procesamiento de carnes, queso y miel.
fregola sopa
Como primer plato, Probé un mullet original de sopa de caldo, fregola, Bottarga de mújol y marinado en salsa de soja y hierbas. Mar y tierra, En pocas palabras, vivir juntos bajo un mismo techo en la cocina de Andrea Pani, che propone ogni giorno piatti sempre diversi: por un lado, per necessità, il suo menu guarda alla grande tradizione regionale, con i classici della cucina agropastorale sarda; dall’altrosi esprime con creatività sfruttando la varietà di materie prime a disposizione, a partire dal pesce locale e per arrivare alle carni e ai salumi della stessa azienda di famiglia, che alleva ovini e suini e produce anche olio extravergine, queso, frutas y verduras.
agnellone e maiale
Il secondo piatto era invece un classico della cucina sarda: agnellone e porchettone arrosto degli allevamenti di famiglia, serviti con il consueto pinzimonio di verdure fresche. Andrea prepara le carni anche con metodi moderni, tra cui bassa temperatura e sottovuoto (come anche le verdure) e le serve in modi originali in alternativa alle tradizionali cotture sarde.
Tarta de queso
Si torna alla cucina creativa con un dolce delicato e originale: cheesecake di ricotta con perle di sapa (arrope), gelato al fior di latte e spugna al cacao. E proprio nel dolce Andrea si esprime ad alto livello, con una mano felice che ha dato vita a un dessert che non sfigurerebbe in un ristorante di alto livello. Un dolce da ricordare. Un giovane chef da tenere d’occhio.

(recensito il 2 agosto 2016)