Comentarios: Mama-Ya ramen en Roma, un microcosmos en un recipiente

Se abrió más de dos meses, una multa de 2016, pero ya tiene una base de clientes leales, dispuestos a cruzar Roma para ir en el número 166 de Via Ostiense: es Mama-Ya, un ramen bar in 'rosa’ que, con el asesoramiento del chef estrella Kotaro Noda (Bistrot 64), Propone el ramen “eso es bueno”, sin glutamato, sin aditivos, en algunas versiones preparadas diariamente: a partir del caldo hasta que las verduras, estrictamente estacional. Los ramen están de moda: Tengo desde hace algunos años en Milán (primer plano) y se han convertido en relativamente poco tiempo en Roma. restaurantes chinos, Japoneses y orientales en general, ya se han ajustado a proponer, pero la filosofía de Ramen-Ya Mama quiere destacarse de los demás: pocos, muy pocos platos, donde los protagonistas son ramen, para contar una filosofía de la comida, ¿cómo explicar los titulares, es “un microcosmos en un recipiente”.

Líder local, mínimo, Treinta lugares mesas realmente mínimas y ocho asientos en la barra con vistas a la cocina, Hay de Argentina Mariana Catellani, cocinero personal, y Margaret Savarese, Romano que estudió y vivió en Japón. La estrellado chef de Kotaro Noda no sólo ha estudiado y trabajado a cabo el menú de este restaurante, También hizo la formación del personal de cocina (seleccionada por los propietarios) y continúa vigilando de cerca lo local, el cual está abierto para el almuerzo – incluso con una oferta de comida para llevar fiambrera – y la cena (Se requiere reservación dada la falta de lugares). En la cocina, las manos expertas de dos cocineros, el primero de origen japonés que se ocupa en particular de ramen, y otra señora en la cocina que se ocupa exclusivamente de los raviolis y dulce, que cambian de acuerdo con la estacionalidad de las materias primas.

El menú ofrece tres ramen básicos (al pollo, verduras y carne de vacuno) además de los ramen del mes. me BRODI, pollo, de verduras o carne de res – no por elección del caldo de carne de cerdo, para diferenciar la oferta del resto de la Capital – Se preparan diariamente en grandes ollas, con verduras y carne que llega todos los días de proveedores locales seleccionados con cuidado. Una opción clara, para preparar todo diaria (y, para algunos platos especiales, También en cantidades limitadas), que encierra la filosofía local y además contiene un requisito, a consumir en un día que se prepara porque la cocina, ordenada y limpia, Es muy pequeño (16 metros cuadrados) y no hay lugar para almacenar cantidades de mercancías o de los excedentes. Los fideos son hechos a mano y más grueso de lo habitual y son bastante cocinados al dente, en contraste agradable con la mayoría de los ramen de capital. Incluso la carne se cocina cada día: Estofado de pollo panceta de cerdo siempre hay, mientras que el rabo de toro es sólo en ciertos momentos y en cantidades limitadas.

Vamos al menú: Hay además de los ramen “onigiri”, una especie de 'kumquat’ relleno de arroz blanco, con guarnición de nori. He probado el tris onigiri (5 euros) arroz con alga kombu y verduras encurtidas, salmón (poco incisivo) e umeboshi, ciruelas en los cines japoneses. Los onigiri también están disponibles de forma individual a los 2 euros por pieza y recomiendo a probar absolutamente lo que con ciruelas, Me pareció excelente.

Entonces, usted encontrará la “gyoza” (siete euros por seis piezas), raviolis rellenos de placa de carne de cerdo o verduras. Probé lo que el cerdo, Yo quiero mucho y que a menudo se preparo en casa, y me encontré excelente, con un relleno sabroso y equilibrado, penalizado por sólo un pequeño exceso de aceite en la olla, Sin embargo cancelado por la salsa de acompañamiento tradicional, muy bien equilibrado.

Antes de hablar de ramen, vamos a hablar “gohanmono”: cuencos de arroz blanco, con tocino y estofado picante, con cebollas de primavera (8 euros); o la gohanmono con pollo cocido, cebollas de primavera, nori y salsa de soja (9 euros). Pedí este plato: el pollo estaba muy bueno, cortar muy fina, tierna y suave, con una salsa que tiende a la dulzura, Sin embargo mitigada por una salsa de soja de buena calidad. sabroso.

Ahora hablamos de ramen: en el menú siempre hay esos pollo (13 euros), Qué vegetariano (12 euros), uno con estofado de cerdo (14 euros), y el plato del día, en mi caso, era un ramen “cola gyu”, con la cola y la cola de res Rolle caldo (16 euros). En la base de todos los ramen, Hay caldo de pollo, carne y verduras que se prepara diariamente. Los fideos son hechos a mano. Las sopas son sabrosos, pero contenida en la cantidad de sal, mucho más similar a un 'caldo italiana’ que no se carga el sabor de jengibre, miso de soja correo, menudo demasiado salada, convertido casi en la norma en la cocina asiática en Italia. Los fideos se cocinan al dente, También aquí casi al estilo italiano. Luego están las verduras frescas y una variedad de 'relleno', presentar en el menú con el precio, en parte, con respecto a la porción de ramen, para elegir los ingredientes y añadir sabor al plato: y huevo cocido adobado (€ 1), verduras de temporada (1,5 euros), salario quiere (€ 1), salsa especial de soja, servido con un gotero (€ 1). Para apetitos 'grande', puede duplicar la dosis guisado de carne de cerdo o pollo estofado (2 euros) y también tienen una porción doble de fideos (3 euros). He probado ramen con caldo de carne guisada y tocino de cerdo, con nabo, repollo, puerros, cebolletas y, Obviamente, dosis doble de huevo, algas nori y hortalizas. caliente, fragante, realmente delicioso.

Para concluir la noche, Le sugiero que pruebe la “Daifuku”, los pasteles de pasta de arroz glutinoso que se sirven en dos variantes (5 euros): mermelada con frijoles rojos y judías blancas y cítricos. Delicioso, especialmente aquellos con una fragancia mandarina fresca.

Como alternativa, puedes probar el dulce estación, lo que obviamente varían: durante mi visita se podía elegir el pastel de queso de caqui y tiramisú de té verde (Matcha, 6 euros). El tiramisú matcha me ha gustado tanto que quería hacerlo de nuevo en casa.

En las bebidas, papel hay varias cervezas orientales (4-4,5 euros), pero yo recomiendo que cenar con un sake (Azuma llegado tsuyahime oppure Akita kaori, obtenido a partir de variedades de arroz preciosos: Precio 6 €) o con un té verde japonés caliente infundido (2 euros), Creo que el acompañamiento sea más neutral y mejor a estos platos. Muy recomendable.

(visitado en enero de 2017)

Echar un vistazo también ...

Deja un comentario

Este sitio utiliza para reducir el spam Akismet. Aprender cómo se procesa sus datos comentario.